Domingo de Ramos o domingo de Ramos se celebra el último domingo antes de Pascua. Ella festeja el despertar de la naturaleza.

De domingos de Ramos la gente va ha la iglesia para bendecir ramos de sauce (en Rumania) para ponerlos en los portales, las puertas y ventanas. En algunas partes de Rumania, los habitantes de las aldeas se atan con ramas de sauce por la cintura. La creencia dice que este ritual los protege de enfermedades y los hace mas fuertes.

También protege la casa de maldad y protege de los sucesos desagradables.  En el domingo de ramos las mujeres se van ha los cementerios y limpian la tierra de las tumbas de los antepasados, colgando de los cruces ramas de sauce. Igual de domingo de ramos se cuelga en un rabol con flores el cordón rojo-blanco de “martisor”, y alado del cordón se cuelga ropas y las dotas para las chicas que se quieren casar. Siendo una fiesta que marca el principio de la primavera (el revivir de las flores), el sentido de esta está atribuido y a unos elementos de vida diaria.  En algunas zonas, en la noche de domingos de ramos, las chicas ponen bajo la almohada albahaca para convertirse en la más hermosa y sanas, mas deseadas de chicos para que se puedan casar en el mismo año.  En Valaquia, las personas no se lavan su cabeza porque existía la creencia de que si lo hace en el domingo de Ramos, en que todos los árboles florecen, blanquecerán como las coronas blancas de flores de los árboles. Desde el punto de vista religioso, Domingo de Ramos marca la entrada de Jesús Cristo en Jerusalén. En este día se puede comer pescado. Otra creencia dice que como es el tiempo ( meteorológico) en el día de Domingo de Ramos igual va ha hacer en el día de Pascua.

Esta fiesta tradicionalmente se celebra el último domingo anterior a la Pascua para recordar un episodio de hace más de dos mil años, descrito en el Evangelio: la entrada de Jesucristo a Jerusalén.