Los ciudadanos rumanos que quieran trasladarse a España para trabajar por cuenta ajena requerirán un contrato de trabajo, según acordó el 21 de septiembre de 2011 el Consejo de Ministros. El portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, José Blanco, explicó que el objetivo es “vincular el flujo de entrada” de rumanos “a las necesidades” del mercado laboral y “evitar que estas personas caigan en la economía sumergida y sean víctimas de abusos y explotación laboral”. Más