La Crema de Calabacín puede prepararse de muchas maneras (como todas las recetas) pero creo que podrían diferenciarse dos maneras fundamentales (sin tener en cuentas los ingredientes) de preparar una crema de calabacín.

Por un lado está la receta en la que todos los ingredientes van cocidos en agua o caldo y por otro lado está la forma de prepararla que veremos hoy. En vez de cocer todo directamente lo que hacemos es rehogar (saltear) los ingredientes para darle más sabor a la crema. Esta forma de preparar la crema de calabacín tiene una clara desventaja, el nivel calórico (calorías) aumenta más que si lo cocemos todo directamente.

 El proximo día veremos una receta más ligera de esta crema de calabacín.

Ingredientes para hacer Crema de Calabacín (para 2 personas):

  • 500 gramos de calabacín
  • 80 gramos de cebolla
  • 25 gramos de mantequilla
  • 250 ml de caldo de pollo o ave (un cuarto de litro)
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 1 cucharada de harina
  • Aceite de Oliva
  • Sal
  • Picatostes de pan y perejil para acompañar (opcional)

Receta para hacer Crema de Calabacín (para dos personas):

  1. Corta la cebolla muy finamente y pon en una cacerola (una olla) con 4 cucharadas de aceite. Deja que se pochen pero no dejes que se quemen ni se doren, daría un sabor demasiado fuerte a la crema de calabacín.
  2. Mientras se hace la cebolla (7-8 minutos) pela los calabacines, desecha las puntas y corta a taquitos finos (como este corte de zanahoria). Cuando esté la cebolla añade el calabacín y deja a fuego medio durante 10 minutos removiendo de vez en cuando.
  3. Pon a calentar el caldo mientras se hace el calabacín. Si no tienes caldo de pollo usa una pastilla de concentrado (mira las proporciones en el envase). Te aconsejo que prepares algo más de 1/4 de litro para que más tardes puedas ajustar el espesor de la crema a tu gusto añadiendo un poco más.
  4. Pasados los 10 minutos añade al calabacín 25 gramos de mantequilla y remueve hasta que se derrita completamente.
  5. Ahora coge una cucharada colmada de harina y añádela al calabacín, esto le dará más cuerpo a la crema. Remueve bien durante un minuto para que se haga un poco la harina. Puede que se te ponga un poco pastosa pero no te preocupes, cuando añadas el caldo se soltará la masa.
  6. Es el momento de añadir el cuarto de litro de caldo caliente, removemos bien y dejamos al fuego hasta que hierva toda la mezcla.
  7. Cuando ésto ocurra apartamos del fuego y con la batidora trituramos todo hasta obtener una crema fina. Si quieres la crema más fina pásala por un chino o un colador, pero con la batidora queda una textura muy agradable. Por cierto si te gusta que la crema esté más suelta (menos densa) añade caldo poco a poco y ve batiendo hasta conseguir una crema con la textura que quieras.
  8. Prueba de sal y si hace falta añade más, si quieres puedes darle un toque de pimienta a tu gusto.
  9. Añade la nata líquida y remueve bien con una cuchara.
  10. Si quieres puedes completar esta crema de calabacín con unos picatostes de pan y un poco de perejil fresco bien picado (ver fotografía).

A comer:

Esta crema de calabacín, además de ser muy fácil de preparar, está especialmente recomendada para las noches de invierno que se avecinan. Tomate una crema de calabacín calentita y ya verás como se te queda el cuerpo

Un pequeño truco para que le guste más a los niños (que a veces no quieren tomar verduras) es añadir unos quesitos en porciones (queso blando) antes de batir. De esta manera los niños la pueden tomar como una crema de queso sin saber que están comiendo verduras (cebolla y calabacín).

Espero que les guste la receta y que disfruten en la mesa con este plato. Un saludo cocineros y cocineras.