La nueva normativa de reforma de los registros prevé la incorporación de un examen para adquirir la nacionalidad española.

Si finalmente se conforma, en el futuro, los extranjeros que quieran adquirir la nacionalidad española deberán aprobar un examen para acreditar que se conoce el idioma y que se está suficientemente integrado.

Además, se podrá perder la nacionalidad por razones de seguridad nacional u orden público.

El borrador del anteproyecto de ley de Reforma Integral de los Registros estabelece estas importantes novedades importantes en el proceso y requisitos para obtener la ciudadanía española.

Este texto establece que los documentos y pruebas aportadas por el solicitante de la nacionalidad española se incorporarán a un “acta notarial”, en la que se hará constar, en todo caso, que el promotor ha superado el examen oficial —cuyos requisitos se establecerán reglamentariamente— que permita acreditar un grado suficiente de conocimiento del castellano y de integración en la sociedad española.

Sin duda, la posibilidad de perdida de la nacionalidad por ”razones imperativas de orden público o de seguridad o interés nacional” o cuando se “entre voluntariamente al servicio de las armas o ejerzan cargo político en un Estado extranjero” suponen un importante cambio en el procedimiento ya que hoy en día la pérdida de la nacionalidad sólo se produce en casos muchos más limitados.

Utilizar la nacionalidad a la que se ha renunciado para adquirir la española será igualmente causa de pérdida al considerarse “una conducta fraudulenta, por falsificación de la información o simulación de las condiciones o requisitos para su obtención”.

Los notarios participarán activamente en el procedimiento de adquisición de la nacionalidad

Los notarios participarán activamente en el proceso de adquisición de la nacionalidad española por residencia.

Como ya venimos anunciando desde hace unas semanas, el requisito de juramento o promesa de fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las Leyes (la famosa JURA) se acreditará mediante un acta notarial, en la que el notario dará fe de haberse realizado correctamente. La nacionalidad española se concederá por el Ministerio de Justicia, previo expediente tramitado por la Oficina del Registro Civil competente.

Y, tal como hemos tenido oportunidad de avanzar en meses anteriores, la tramitación por vía telemática será la protagonista en el nuevo procedimiento.

Os daremos más información en breve.