Rumania convoca reunión de emergencia por violentas protestas

En Rumania , las violentas protestas callejeras no muestran señales de disminuir, hecho que el gobierno rumano convocó a una reunión de emergencia en la noche del domingo. Los  manifestantes enojados por las medidas de austeridad lanzaron  bombas incendiarias y piedras a la policía. Al menos 13 personas resultaron heridas.

Más de 1.000 manifestantes ….contrs la policía, que utilizó gases lacrimógenos y bengalas para repeler a los manifestantes que bloquearon una avenida principal en Bucarest. Un hombre ardió en llamas brevemente en medio del caos. El ministro del Interior Traian Igas convocó la reunión de emergencia para hacer frente a la crisis.

Las protestas, en su cuarto día, son las más graves desde que el presidente Traian Basescu llegó al poder en 2004. Son el resultado de la frustración por los recortes de los salarios públicos y a las prestaciones, el aumento de impuestos, el amiguismo en las instituciones del Estado y la corrupción generalizada.

“‘¡El gobierno mafioso robó todo lo que teníamos!”, gritaban los manifestantes. “¡Fuera perro miserable!”, decían, en una expresión popular de desprecio para referirse a Basescu. Los manifestantes recorrieron el centro de la capital, y el alcalde de Sorin Oprescu hizo un llamamiento a que se abstengan de cometer actos de violencia. La televisión Antena 3 informó que los comercios en las inmediaciones de la protesta fueron objeto de vandalismo.

“Estamos aquí para protestar, no podemos soportarlo más, no tenemos dinero para sobrevivir, nuestras pensiones son tan pequeñas que los gastos son más de lo que podemos pagar. No es manera de vivir”, dijo un manifestante que sólo se identificó como Sorin. Trece personas necesitaron tratamiento médico, dijo Bogdan Oprita, quien dirige los servicios de emergencia en Bucarest.

Las protestas comenzaron el jueves en apoyo de un funcionario que dimitió porque se oponía a las reformas de salud del gobierno. Basescu retiró el proyecto de ley de salud el viernes, pero las protestas continuaron.

La ira se ha dirigido principalmente contra Basescu, de 60 años, el otrora popular presidente rumano.