Una pareja que acaba de conocerse va a hacer el amor por primera vez.
Antes de empezar, ella le dice:

“¿Eres médico, verdad?”

“¿Cómo lo has adivinado?”

“Por tu forma de lavarte las manos”.

“¡Qué chica más inteligente y observadora!”, contesta él sonriendo.

Al terminar de hacer el amor, ella dice:

“¿Tu especialidad es la anestesia, verdad?”

“¡Sí!, pero ¿cómo lo has adivinado esta vez?”

“¡Porque no he sentido nada!”