LOS RUMANOS Y LA FAMILIA 

La familia siempre ha sido importante para los rumanos. Las familias urbanas tienden a ser más pequeñas que las rurales, la mayoría tienen uno o dos hijos o hijas, excepto los de la etnia gitana, que tienden a casarse más jóvenes y suelen tener más hijos. Muchas mujeres ahora trabajan fuera del hogar, y suelen ser a la vez las responsables de mantener la casa y de los niños. La mayoría de los jóvenes viven con sus padres hasta que terminan sus estudios e incluso hasta más tarde, y los ancianos suelen ser cuidados en las familias.