La educación es gratuita y obligatoria entre los 6 y los 16 años, aunque la mayoría sigue estudiando después de esta edad. No hay prácticamente analfabetos. En la enseñanza primaria, los niños llevan uniforme, y no existe el transporte escolar, por lo que las niñas y los niños van andando, o los llevan sus padres o toman el transporte público. El acceso a la universidad se determina mediante exámenes y la disponibilidad de plazas.