Castillo Bran, Vlad Tepes (el empalador)   Algunos dicen que Transilvania se asienta en uno de los más fuertes campos magnéticos de la tierra y que su gente tiene percepciones extra-sensoriales. Se cree que los vampiros se hacen presentes en los cruces de camino en el día de San Jorge, el 23 de abril, y en la víspera del día de San Andrés, el 29 de noviembre.  El área es también hogar del Drácula de Bram Stoker, y es fácil quedar atrapado por la historia mientras se conduce a lo largo de los serpenteantes caminos a través del denso,

Vlad Tepesoscuro y antiguo bosque y los senderos en la montaña. El área es también hogar del Drácula de Bram Stoker, y es fácil quedar atrapado por la historia mientras se conduce a lo largo de los serpenteantes caminos a través del denso, oscuro y antiguo bosque y los senderos en la montaña.  El Conde Drácula, un personaje ficticio dentro de la novela, fue inspirado por una de las figuras más conocidas de la historia romana–Vlad Drácula, que tenía por sobrenombre Vlad Tepes (Vlad, el empalador) — quien fue un gobernante de Valaquia (1456-1462).  Muchos de los “Paseos Turísticos de Drácula” son ofrecidos en toda

Castillo de Dracula, miedo y terrorRumanía. Estos incluyen los lugares históricos más importantes relacionados con Vlad Tepes, tales como el pueblo de Sighisoara que data del siglo XIV — lugar de nacimiento de Vlad. La casa en la cual nació Vlad Drácula tiene una pequeña placa sobre la puerta y es ahora un restaurante y un pequeño museo de armas medievales. Otros lugares turísticos relacionados son: el monasterio de Snagov–donde, de acuerdo a la leyenda, se dice que Vlad fue enterrado después de su asesinato; Castle Bran

(Castillo Drácula); la fortaleza de Poenari; la Villa de Arefu–donde aún se cuentan muchas de las leyendas de Drácula; la ciudad de Brasov –hasta donde Vlad dirigió ataques contra mercaderes sajones, y, por supuesto, el Curtea Domneasca –el palacio de drácula en Bucarest. Algunos de los paseos turísticos también cubren los aspectos folklóricos del drácula ficcional. Por ejemplo, comer lo que Jonathan Harker comió en La Corona Dorada en Bistrita, y dormir en el hotel Castillo Drácula — construido no hace mucho en el Pasaje Borgo, aproximadamente en el lugar donde suponen que estuvo el ficcional castillo del Conde.

Fuente:
http://es.shvoong.com/

montaje-Dracula / eRumania/ vampiros / DRACULA, RUMANIA

El Conde Drácula es el protagonista de la novela homónima del escritor irlandés Bram Stoker, de 1897, que dio lugar a una larga lista de versiones de cine, cómics y teatro. Algunos aspectos del personaje están basados en Vlad III, el Empalador, príncipe de Valaquia del siglo XV.

Desde tiempos inmemoriales Drácula ha estado suspendido en nuestra imaginación, se ha aparecido en nuestros sueños o pesadillas, se ha plasmado en textos y en películas, se ha dibujado o pintado en cuadros durante siglos, y porqué, porqué nos asombra tanto el mito o la leyenda… ¿existió Drácula de verdad?… ¿existen los vampiros?

Un noble rumano, el Conde Vlad Drácula que vivió en la región de Valaquia y que fue más allá de la crueldad más absoluta para con su propio pueblo y para con los extranjeros lo cual alimentó su fama de vampiro. El conde Vlad IV, estuvo sometido durante años a los Turcos pero no se sabe porqué extraña razón, cuando consiguió liberarse de ése yugo en las cruentas guerras con los Turcos, con los que no tuvo ninguna piedad, se volvió absolutamente cruel con su pueblo. El conde Drácula se hizo especialmente famoso por el empalamiento que no sólo usó con sus enemigos, que no vamos a explicar aquí, pero que os aseguro que aún no hay palabras suficientes en el castellano para hacerlo, sólo deciros que según la leyenda, cuando Bram Stoker decidió hacer la novela de Drácula se inspiró en este personaje y descubrió que la traducción de Drácula en la lengua propia de la región de Valaquia era Diablo.

En cualquier caso, Bram Stoker, descubrió al escribir la novela de Drácula que el tal Vlad venía de una larga descendencia de Drácula (Draculea significa hijo de Dracul en la lengua autóctona), miembros de una orden o secta de nobles guerreros que descendían del norte y que se caracterizaban por llevar una capa negra y por realizar ritos como deber la sangre de sus víctimas (vampiros) y de ser poco misericordiosos con sus enemigos, lo cual enmarcó mejor al personaje de Drácula en el libro.