El Mar Negro es uno de los mares que se encuentra en el hemisferio norte, más específicamente entre Europa y Asia. Este mar actúa justamente como división entre ambos continentes y baña las costas de países como Ucrania, Rusia, Georgia, Rumanía, Bulgaria y Turquía. El Mar Negro es un mar interno que sólo se conecta por pequeños pasos con el mediterráneo por el estrecho Bósfor, primero con el Mar de Mármara y  luego el Mar Egeo a través del estrecho de los Dardanelos.

El Mar Negro cuenta con más de cuatrocientos mil kilómetros cuadrados y una profundidad máxima de dos mil doscientos metros. Cuenta en su interior con más de diez islas entre las que podemos mencionar a la isla San Cyricus, Berezan, santa Anastasis, San Iván, Santo Tomás. La formación del Mar Negro tiene que ver con la separación de dos cuencas a partir de un  efecto volcánico. Al mismo tiempo, el movimiento tectónico proveyó a la zona con numerosas cadenas montañosas que marcaron mayor diferencia entre el nivel del agua y su profundidad, transformando a este curso de agua de un lago a un mar.

El Mar Negro es conocido mundialmente por su alta proporción de agua salada, proveniente principalmente del estrecho del Bósforo, a pesar de que el río Danubio también agrega agua dulce debido a su fluyente. Esta cinbubacuñión de dos tipos diferentes de aguas hacen que el Mar Negro se vuelva un mar que no mezcla diferentes capas de agua por tanto la superficie del mismo difiere del resto de los mares del mundo. Este fenómeno se conoce como fenómeno meromíctico y genera que las capas superficiales sean más livianas debido a la acción constante de los ríos mientras que las inferiores se vuelven más densas y pesada por su alto nivel en sal .

El Mar Negro es uno de los espacios turísticos más importantes  de la región, habiendo numerosas ciudades que cuentan con hermosas y lujosas payas. Gran parte de los turistas que llegan a esta zona, lo hacen para experimentar el fenómeno meroníctico mencionado.