Rumanía no pasa por su mejor momento futbolístico. Los tiempos de los Hagi, Popescu o Lacatus quedan lejanos y la federación rumana ha decidido dar un cambio radical. El lunes estrenaron su nueva quipación y los dirigentes rumanos han escogido un nuevo color para lucir en la elástica de su país: el rojo.

Cualquiera podría pensar que el rojo, al igual que el antiguo amarillo, forma parte de la bandera nacional. Pero más allá de ese motivo, el director general de la federación rumana, Ionut Lupescu, no tuvo reparos en reconocer que se quedó boquiabierto con el juego y el estilo español en la pasada Eurocopa y que por eso han decidido cambiarse al rojo, “en busca de un nuevo destino”.

 Las coincidencias con la camiseta Adidas de la selección española son asombrosas. La ‘Roja’ marca estilo y no sólo en lo futbolístico.